Inicio · Productos · Colchones Personalizados

bebefeliz

 

 

Un recién nacido duerme entre 16 y 18 horas al día, lo que nos indica la importancia del soporte sobre la que el bebé descansará durante sus primeros nueve meses.

En muchas ocasiones cuidamos en exceso aspectos como la habitación del bebé o sus juguetes, sin embargo, descuidamos un aspecto fundamental como es la superficie sobre la que nuestro bebé va a descansar durante su ciclo de desarrollo: el colchón de cuna.

Por este motivo, Cliniconfort junto al Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) ha diseñado el colchón de cuna BiBBA!, un producto elaborado exclusivamente para asegurar el correcto desarrollo del bebé durante sus primeros 24 meses de vida.

 

carrito

 

Descripción del producto

Un colchón diseñado para ofrecer una óptima adaptabilidad y soporte, especialmente destinado a mantener una correcta postura de la columna vertebral durante el descanso.

El tejido superior del colchón ha sido dotado con la tecnología Ionized ®, que mejora y facilita el descanso gracias a la liberación progresiva de iones negativos en el ambiente.

Destaca la calidad de su núcleo realizado con material AdaptaPlus de estructura celular abierta, que permite la transpiración idónea para lograr un confort térmico elevado.

La composición de su tejido es strech, tejido elástico y 100% poliéster para evitar la propagación de los ácaros y bacterias.

Acolchado con fibras termo fusionadas sin ningún tipo de resinas y productos nocivos para el organismo que poseen un alto poder de recuperación. Son fibras que no absorben ni retienen la humedad con tacto agradable y con características importantes como la inocuidad de las fibras, totalmente antialérgicas, antimicrobianas, antibacterianas y antifúngicas.

Además éste modelo de colchón es compacto, lo que significa que los acolchados y los tejidos están pegados al núcleo, por lo tanto se comportan como un único elemento.

other tab


some more text here
 

CARACTERÍSTICAS DEL NÚCLEO

 

  • Cliniconfort Technology es un material de relleno, que combina una alta capacidad de secado con unas acertadas propiedades de confort y unas muy buenas propiedades higiénicas.
  •  
  • Facilita la evacuación del vapor y la humedad.
  •  
  • Su estructura lo hace altamente transpirable al permitir el paso de un mayor flujo de aire.
  •  
  • Evita la concentración del calor corporal y reduce la sensación de calor en el descanso.
  •  
  • Cliniconfort Technology tiene una coraza de Sanitized para su protección contra microbios y evita la proliferación de bacterias y hongos previniendo de este modo la formación de olores.


 

DIMENSIONES DEL COLCHÓN DE CUNA CLINICONFORT BABY


 

  • Grosor: entre 10 y 12 centímetros
  •  
  • Dimensiones:
    • - Normal: 60 x 120 centímetros
    • - Maxicuna: 70 x 140 centímetros
  •  

 

 

LIMPIEZA DEL COLCHÓN DE CUNA


 

  • El colchón es completamente lavable.
  •  
  • Es recomendable lavarlo con agua y jabón neutro.
  •  
  • Secado rápido, en un par de horas.
  •  
  • No se debe dejar secar al sol.
  •  
  • Ofrece la posibilidad de ser higienizado.

 


CERTIFICACIONES

OEKO-TEK estándar Clase I  HYG-GEN SANITIZED
 oeko-tek  hygcen         sanitised
   


LA IMPORTANCIA DEL SUEÑO INFANTIL

Por el Doctor Jesús Escribá Alepuz

Jesus EscribaPor término medio pasamos durmiendo un tercio de nuestro tiempo, pero durante la primera infancia esta proporción es aún mayor, ya que en los primeros 2 años de su vida, el bebé habrá dormido más de un 70% de su corta vida siendo, además, este sueño, un prólogo imprescindible y fundamental para toda su vida posterior.

Recientes estudios han evidenciado que más de un 30% de los niños tienen dificultades para dormir. Pero lo curioso es que la consecuencia de esta falta de sueño es en este caso diferente a la de los adultos, ya que el niño, en lugar de estar somnoliento lo que hace es que se activa para no dormirse, volviéndose más inquieto y más irritable. Por tanto, el llanto y la inquietud son síntomas que muy frecuente se asocian a la falta de sueño y descanso óptimos en estas edades

Pero no sólo esa es la consecuencia de un mal descanso nocturno en edades iniciales. La lista es interminable y a medida que estudiamos el sueño infantil, ésta se amplia. He aquí algunos  ejemplos:

  • Los pediatras han observado que los niños con ritmos perturbados presentaban entre los dos y los cuatro años más casos de otitis y de rinofaringitis de repetición que la media.
  •  
  • Los niños que duermen menos horas de las aconsejadas tienen un peor rendimiento escolar y déficits en la expresión del lenguaje, cuando se les valora a los seis años.
  •  
  • Un niño que a los 5 años no ha superado sus dificultades para dormir tiene muchas más probabilidades de padecer trastornos del sueño el resto de su vida.
  •  
  • La falta de atención, mayor dependencia de quien lo cuida, los problemas de crecimiento, la mayor probabilidad de obesidad infantil, la inseguridad y timidez, el mal carácter y, ya en edades más avanzadas, el fracaso escolar, son otras graves consecuencias derivadas de un mal sueño durante la infancia.

Sin embargo, estas consecuencias no son únicamente lo más preocupante. El problema real está en que se ha demostrado que el déficit de sueño durante los primeros 3 años ya no es recuperable después, es decir, que debe existir un período crítico del desarrollo en el inicio de la infancia donde el déficit de sueño es particularmente dañino para algunos aspectos del desarrollo incluso a pesar de que el tiempo de sueño se normalice posteriormente.

Igualmente importante es el saber dónde debe dormir el bebé. Muchos padres optan por tener al recién nacido en su propia cama durante las primeras semanas y ésa no es una buena elección, porque a las pocas semanas se habrá convertido en una costumbre difícil de erradicar y hay que ser conscientes de que un bebé tiene unas particularidades dimensionales y fisiológicas que hacen que necesite un soporte de descanso específico. Mejor que la opción anterior es instalar al bebé en la habitación de los padres pero en su propia cuna, de menores dimensiones, donde se sentirá tan confortable como en el claustro materno. Aún así, lo recomendable es que a partir del 3º mes el niño duerma ya en us propia habitación y una vez tenga ya el hábito de dormir bien aprendido.

Así pues, facilitar las condiciones óptimas para que puedan dormir cuanto necesiten en esta etapa crucial de su desarrollo es vital para ellos y, por tanto, brindarles la oportunidad de dormir suficiente y óptimamente cada noche durante los primeros años constituye un seguro de vida para ellos.

Doctor Jesús Escribá Alepuz
Médico especialista en Neurofisiología Clínica
Experto en Medicina del Sueño
Director del proyecto y portal web www.dormirbien.info

    

                                         bebeymama

 

 

bebefeliz

 


 

Compártelo

 

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Por la navegación acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador según informa nuestra nota legal.