Inicio · Blog · Etiquetas · Ionized

cabecera blog

Ver entradas etiquetadas Ionized

COLCHÓN CON IONES NEGATIVOS

Actualmente en el mercado solo existe una tecnología capaz de crear ambientes de descanso más saludables mediante la generación de iones negativos. Esta tecnología responde al nombre de Ionized®.

 

Ionized promete ser la revolución en el mundo del descanso, ya que este tejido inteligente permite crear colchones que potencian la generación de iones negativos.

Los iones negativos, también conocidos como aniones, contrarrestan los efectos de los iones positivos que, entre otros aspectos nocivos, pueden producir dolor de cabeza, depresión, irritabilidad, letargo e insomnio. Es habitual encontrar en nuestro entorno de descanso fuentes de iones positivos: aire acondicionado, antenas de telefonía, pantallas de televisión, etc. Por ello, es muy recomendable utilizar tejidos inteligentes como Ionized, en cuya superficie hay impregnadas millones de microcápsulas repletas de iones negativos. Esos iones se liberan con la fricción provocada por los movimientos naturales entre nuestro cuerpo y el colchón con iones negativos.

En Cliniconfort podrás encontrar este tejido en todos nuestros productos, ya que mejora el descanso, la salud y la calidad de vida de las personas.

Para más información ponte en contacto con nosotros o ven a visitarnos a cualquiera de nuestros centros.

Calificar el artículo

Los iones negativos y el descanso

¿Qué son los iones negativos?
Los iones son una parte de los átomos, cuando éstos ganan electrones se forman los iones negativos que, en contra de lo que su nombre da a entender, ejercen una influencia muy positiva sobre nuestro entorno y nuestra salud.

 

El mar, fuentes, cascadas, ríos, la lluvia, etc., son una gran fuente de ionización negativa.

Cuando vamos al campo muchas veces lo primero que hacemos es inhalar y decir “… aire puro” o cuando vamos a la playa, tenemos esa sensación de bienestar , pero, ¿por qué es diferente el aire del campo o el del mar, que el de la ciudad?. Eso es debido a que el aire de la ciudad en gran medida está constituido por iones positivos debido a la contaminación ambiental, en cambio en el campo, montañas, mar, etc. abundan los iones negativos.

La capacidad de defensa del cuerpo humano depende en gran medida de poder respirar en una atmósfera con un buen porcentaje de iones negativos. Los iones negativos fundamentalmente influyen sobre el organismo a través de la respiración, permitiendo una mayor absorción de oxígeno ya que el hierro de la sangre es positivo y por lo tanto se atraen, y también se absorben a través de la piel.

 

Efectos de los iones negativos sobre nuestro organismo.

En la actualidad podemos decir que los iones negativos afectan de la siguiente manera a nuestro organismo:

Sistema respiratorio: Es la vía principal de absorción de iones, es muy sensible a cualquier alteración del equilibrio iónico. En las mucosas de la tráquea y los bronquios hay unos pequeños cilios o filamentos que vibran constantemente para limpiar el aire que inhalamos y filtrar los gérmenes microscópicos que haya en él. Cuando la atmósfera está cargada de iones negativos, estos cilios mantienen su actividad vibratoria, eliminando las sustancias nocivas (polvo, polen, humo de tabaco, etc.). Pero cuando son positivos esta función se altera y nuestro sistema respiratorio reacciona manifestando alergias, asma, bronquitis o, simplemente, sequedad de garganta.

Sistema nervioso: Los iones negativos ayudan a que nuestro sistema respiratorio funcione mucho mejor y elimine las sustancias que pueden ser nocivas, por el contrario, un exceso de iones positivos causan un aumento en la producción de serotonina, una hormona que poseen todos los mamíferos y cuyo incremento provoca hiperactividad, estrés, agotamiento, insomnio, ansiedad e incluso depresión. El incremento de serotonina que se produce ante el aumento de iones positivos, hace que los vasos sanguíneos se contraigan y circule menos sangre a través de ellos, algo que perjudica nuestra salud en general.

Piel: Los iones negativos mejoran la epidermis, ya que se oxigena más y por tanto influyen de una manera más beneficiosa sobre alteraciones cutáneas como pueden ser, el acné, la psoriasis, urticaria, quemaduras, etc.

Un ambiente con predominio de iones negativos en el aire nos ayudará a:

  • Relajarnos con mayor facilidad.
  • Eliminar el estrés y la ansiedad.
  • Sufrir menos alergias.
  • Mejor funcionamiento del aparato digestivo.
  • Mejor funcionamiento del aparato respiratorio.
  • Mayor rendimiento físico y mental.
Calificar el artículo

Esta web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y obtener datos estadísticos de la misma. Por la navegación acepta el uso y si no lo desea puede configurar el navegador según informa nuestra nota legal.